viernes, 11 de enero de 2019

Contactos.




Como muchos sabréis en el hosting antiguo del blog, teníamos una página de contactos,  que por lo que sé dio algún resultado. Lo cierto es que no hay apenas lugares donde conocer gente afin a nuestros gustos, salvo páginas muy enfocadas a la temática BDSM. Así que un poco por petición popular voy a abrir una sección de contactos. Como este hosting no permite la creación de páginas a parte, simplemente voy a poner un etiqueta de contactos, en la parte superior derecha de la pantalla e iré publicando los contactos como si fueran una entrada más del blog. Quien quiera consultar los contactos sin tener que discriminar entradas, solo tiene que ir a las etiquetas pinchar la de contactos y ya está.

Las normas para poner un contacto son creo que las básicas.

-Nick

-Sexo, edad y rol

-Lugar de residencia (Mínimo Comunidad Autónoma)

-Y una descripción breve de uno mismo y de que busca (Recordad que el éxito de un contacto depende mucho de ello).

Esto enviarlo todo al mail mariposaschocolate@gmail.com  y será publicado en el menor tiempo posible.

Para terminar deciros que solo se admitiran contactos de spanking, sitios de contactos de BDSM en la red hay a patadas. Gracias y suerte!!!!!!!!!.

Por cierto si alguien quiere enviar una foto, eso si en la que no se reconozca cara, ni lugar, servirá para ilustrar el contacto.

sábado, 20 de enero de 2018

Las zapatillas (La libreta IV)





Fue en una de esas conversaciones de cada noche por teléfono, cuando después de hablar un rato de lo típico, que si como nos había ido el día, que si estoy harto del trabajo, que yo más aún etc, etc...me vino a la cabeza una pregunta.

-Oye, al final fuiste a cambiar las zapatillas?
-Puffff que va....aún no
-No me dijiste que ibas el lunes aprovechando que tenías que bajar?
-Ya.....pero no fui.
-Pues chica es lo único que tienes apuntado en la libreta: "cambiar zapatillas" (dije con la entonación cuando quieres recalcar algo).
-Vamos el fin de semana cuando vengas.
-Ni hablar....
-Pero si tampoco las voy a hacer servir estos días
-Me da igual, es lo único que te comprometiste a hacer, así que ya sabes.
-Pufffff te lo cuento...
-El que?
-Pues que no encuentro el ticket....
-No lo encuentras o no lo has buscado?
-Siiiii, lo he buscado pero ni aparece, igual lo tiré
-A que voy yo y lo encuentro?
-Si, si, si seguro.
-Hacemos un trato?
-Venga
-Si lo encuentro, pillas el doble y si no lo encuentro te libras
-Trato hecho.
-Ok y no vale tirarlo, porque te haré mirarme a los ojos, te reiras y entonces no pillarás el doble, pillaras el triple.
-Jajajaj tu también te reiras
-Da igual aunque me ria
-Que dices trato o no?
-Trato...
-Perfecto y ahora a la cama que mañana madrugo.

Yo sabía que era posible que no lo encontrase, aunque también estaba seguro que no lo había buscado y que al día siguiente si lo buscaría, lo que también sabía es que no lo encontraría y ya veréis porque.

Llegó el día y me fui para allí a pasar el fin de semana, había conseguido salir de trabajar a mediodia, por lo que llegué a media tarde. Al llegar dejé mis cosas en la habitación y en el comedor, en la mesita a modo de bienvenida había algo de picar y un par de cervecitas, al ver el recibimiento ya preparado, me entró la risa.

-Vamos que se agradece mucho, pero no se porque me da en la nariz, que esto va más allá de  las ganas de verme.
-Que cabrón como me conoces.
-Vamos que el ticket no ha aparecido ¿verdad?

Me respondío sin decir una palabra, con una sonrisa traviesa y un poco de rubor.

-Es muy tentadora la oferta, la verdad, pero como hay tiempo, voy a buscar el ticket.
-Tu mismo ya puedes buscar, yo me  voy a apalancar. Aunque yo de ti volvería a poner la cerveza en la nevera no se te vaya a calentar.
-Bueno quien sabe.....igual se calienta otra cosa, ahora vengo, tu ves haciendo y déjame alguna aceituna.
-Jjajjaja ya veremos, hala busca.

Me fui directo a la habitación y disimulé unos cinco minutos haciendo ver que buscaba. No había nada que buscar, el ticket lo tenía yo en mi cartera y además lo recordaba perfectamente desde el día que fuimos a comprarlas. Ya se que suena a trampas, como sabiéndolo me había callado, la explicación es sencilla, yo también lo había olvidado hasta que aquella noche por teléfono apareció mientras ordenaba mi cartera, por eso pregunté y le pregunté si lo había buscado, me dijo que si, si me hubiera dicho que no, le hubiera dicho lo tengo yo, no busques más, pero me mintió, así que jugué a su juego pero con el as en la manga.

Después de los 5 minutos de disimulo preceptivos me fui para el salón allí estaba ella, en su posición en el sofá dándole un trago a la cerveza y mirándome me dijo

-Busca, busca, aun te queda casa....
-Más bien me sobra

Y entonces le mostré el ticket con la mano y lo dejé encima de la mesa a su lado. Ella lo cogió, lo miró sorprendida y me dijo.

-No puedes ser!!!!!! ¿Donde estaba?
-Eso que más da, sabes que te digo, que vamos a ir ganando tiempo.

Al terminar de decirlo, me desabroché el cinturón sin llegar a sacarlo.

-Te acuerdas de nuestro trato no? pues ya puedes levantarte.
-Pero donde estaba?...ya sabías donde estaba verdad?
-Le-van-ta-te.
-Puffffffff
-Espero no escuchar, ni una queja, ni un reproche, ni nada por el estilo, además no te conviene creeme.

Se levantó, no le quebaba otra, yo me senté aparté un poco la mesa, para tener espacio me remangué, las mangas de la sudadera y mientras me frotaba las manos para calentarlas, le dije.

-Te lo tengo que decir? creo que no hace falta no?

Y no hizo humildemente se puso en mis rodillas y mientras le acariciaba el culo y le daba alguna palmada cariñosa le dije.

-Siempre hablas más de la cuenta....

Las palmadas cariñosas, se transformaron en azotes lentos y cadenciosos por encima del pantalón del pijama, mientras le iba recordando su facilidad para entrar al trapo sin medir las consecuencias y pese a la azotaina ella me seguia contestando y preguntando que donde lo habia encontrado, hasta que decidí que se acabo, paré y le bajé el pantalón del pijama y la hice callar a azotes, sobre el culo desnudo. La azotaina con la mano la hice en varias tongadas, con diversas pausas, en las cuales le recordaba, que era demasiado rápida de lengua. La técnica de azotar con la mano, tiene su truco, se trata de que brazo y mano no sean una unidad, si no que la energía del brazo se transfiera a la mano, juego de muñeca le llamo yo, si es así la mano es muy efectiva además de la excitación extra del contacto directo y que de alguna manera tu también sientes, pero sobre todo el color, el color uniforme de un culo azotado a mano, que se va poniendo rojo, pocas cosas más excitantes y hasta que no conseguí ese rojo uniforme, que además significa que la piel esta preparada para ultrajes mayores no paré.

-Levanta.

Se levantó y yo también me puse enfrente.

-Túmbate por encima del reposabrazos del sofá

Y entonces si me saqué el cinturón que antes me había desabrochado, lo doble por la mitad, pasando unos centímetros por la hebilla para acortarlo un poco. Sabía que de momento no iba a poner ninguna objección, a fin de cuentas, era un trato y cuanto terminé el ritual del cinturón ya estaba colocada, en la posición, para mi la posición ideal, ya que tiene cierta comodidad, el tronco y la cabeza están en situación cómoda, pero el culo levantado por la elevación del reposabrazos, queda especialmente expuesto. Dejé el cinturón encima de su culo rojo, para levantarle un poco la camiseta y terminé de bajarle el pantalón hasta los tobillos, antes de coger el cinturón otra vez y empezar a castigar su precioso culo desnudo con el. No dije cifra alguna, mi intención era otra y era que sintiera un rato largo el efecto del castigo, así que simplemente fueron cayendo los azotes, el sonido seco del cinturón cruzando su piel y como el rojo iba en aumento, quería que sintiera bien y por un largo rato el efecto de su desafío. Cuando creí que era suficiente no recuerdo un número exacto, pero debió andar por la cincuentena de azotes si no alguno más, sin decir nada me volví a colocar el cinturón. Y entonces cogí la lata de cerveza, la abrí le di un trago y despues la apoyé en la piel caliente de su culo, el frio de la lata, hicieron que gimiera al notar el contacto, después la apoyé en la otra nalga.

-Ya te dije que igual en vez de calentarse la cerveza, se calentaba otra cosa y no me he equivocado, ahora vete a vestir que vamos a cambiar las zapatillas.
-Joder...ahora?
-Si quieres me vuelvo a quitar el cinturón...

Se levantó, se subió los pantalones algo mosqueada.

-Ahhh y no te pongas nada debajo. Espabila que no llegamos.

Me senté a beberme la cervecita y fumarme un cigarrito mientras esperaba. No tardó ni diez minutos, se vistió, unos leggins, una camiseta, se peinó y con cara de pocos amigos se presentó en el salón. Yo me levanté, nos pusimos las chaquetas y nos fuimos. De camino al centro comercial, los primeros diez minutos estuvo callada, después empezamos a hablar y al llegar ya estabamos en la normalidad, aparcamos y fuimos directo a la tienda a cambiar las zapatillas, en todo momento mi mano estuvo buscando su culo y cuando lo encontraba, me llegaba un suspiro mitad de excitación, mitad de molestía. Una vez hecho el cambio, le dije que sería buena idea pasarnos por alguna de las cadenas de comida para llevar y cena resuelta, fuimos a una y mientras esperabamos el pedido, nos sentamos en un mesa a tomarnos una cañita.

Ella evidentemente con cierta incomodidad,  lo cual era un plus de excitación para mi, imaginarme la sensación aun candente en su culo y como eso seguro provocaba el efecto rebote de la humedad en su coño a lo que se sumaba ir sin ropa interior, todo era un bucle de excitación, la sensación de calor y escozor en su culo, hacía que estuviera excitada, esa excitación se manifestaba en forma de lubricación además consciente y el hecho de ir sin ropa interior aumentaba ambas sensaciones. Cuando anunciaron nuestro número me levanté yo a por la comanda, de vuelta se levantó ella y mi mano libre buscó otra vez su culo, para volver a escuchar aquel medio suspiro medio gemido. Cuando llegamos al coche, le di las llaves.

-Conduce tu

Y se puso a conducir, nada más salir a la carretera, mi mano posada en su muslo fue a buscar entre sus piernas, frotando por encima de los leggins su coño hasta que notar que la humedad traspasaba la tela, no dejé de hacerlo todo el camino, hasta entrar en el parking. Allí en la oscuridad del parking, ella intentó que siguiera la fiesta, pero no la dejé.

-Arriba mejor.

Subimos a su casa, dejé la bolsa de la cena en la cocina.

-Voy preparando la mesa -me dijo
-No, aun, no.

Sin mediar más palabra, la cogí del brazo y la llevé hasta el comedor sujeta, directa al rincón.

-El trato era que si encontraba el ticket, la azotaina sería doble, quiero que la punta de la nariz roce la pared, las manos encima de la cabeza. Cuando lo hizo, busque la cintura de los leggins y se los bajé, en el rincón con el culo marcado al aire a la espera de más, yo me senté a contemplar la escena un par de minutos hasta que la llamé de nuevo a mis rodillas, yo creo que ahi ya podía más la excitación que todo lo demás, vino y se colocó de nuevo ofreciendo otra vez el culo al castigo de mi mano y así fue, una segunda y larga azotaina manual y es que la mano puede ser terrible cuando va después de una azotaina previa en la que se ha usado algún instrumento. Tras una única y larga azotaina sin pausas, creí que era suficiente castigo al menos de momento y pese a todo podía notar su humedad en mis vaqueros, tanto que cuando llevé mis dedos a su coño, parecía una fuente y me rendí, la masturbé con mis dedos en mis rodillas, hasta hartarme, tres, cuatro orgasmos, no lo recuerdo. Solo entonces le dije.

-Venga va ve a ponerte el pijama, que mientras preparo la mesa.

Antes de sentarnos a cenar, le volví a bajar el pantalón del pijama, para hacer que se sentara, directamente sobre su piel palpitante del castigo en dos etapas de aquella tarde. Durante la cena le conté donde estaba realmente el ticket, protestó pero le recordé que si me había mentido el trato era el triple y si quería pillar más aquella noche, se acabaron las quejas. Despues de cenar, la mandé al rincón otra vez, mientras recogía y según le dije mientras me pensaba si cumplía mi amenaza de cumplir el trato a rajatabla.

De vuelta con todo recogido, ya me había  puesto también cómodo yo y en mi mano llevaba  un bote de crema hidratante, cuando la saqué del rincón y lo vio, sonrió y se volvió a colocar en mis rodillas, ahora tocaba calmar algunas sensaciones y volver a despertar otras....

Continuará....





Doctor Jekill y Miss Hyde (Contactos).



Nombre: Doctor Jekyll y Miss Hyde.
Sexo: Hombre/mujer

Edad: 43 y 36

Rol: Spanker/spanker
Zona: Entre Girona y Barcelona.
Hola somos Doctor Jekyll y Miss Hide, una pareja un poco atípica de 43 y 36 años. Durante un tiempo hemos sido pareja spanker/spankee, pero Miss Hyde quiere probar el otro lado. Estamos buscando a una chica spankee a la cual tutorizar y "educar", creo que es evidente nuestra preferencia por la disciplina, aunque sin descartar otras posibilidades. No nos importa si no tiene experiencia, nadie nace enseñado, solo pedimos ideas claras y honestidad, no tenemos prisas, preferimos un tiempo para conocernos y ver si hay feeling que querer correr demasiado. Sabemos que si ya es dificil encontrar a alguien en circunstancias normales, en las nuestras particulares más, pero estamos seguros que podemos encontrar a alguien que quiera compartirlo con nosotros; a partir de ahí todo lo demás es hablarlo.

Mail de contacto: Mrjekillandmisshyde@gmail.com




Juanmmms (Contactos)





NICK: Juanmmms
SEXO: Hombre
EDAD: 38
ROL: Spanker
LUGAR DE RESIDENCIA: Madrid

Saludos. Ausente de Madrid por un tiempo, acabo de regresar con la intención de recuperar relaciones en el mundo del spanking. Soy spanker con experiencia que se ofrece para tener sesiones con SPANKEES FEMENINAS. Dispongo de lugar para las sesiones y una buena colección de instrumentos. También puedo desplazarme si esa es la preferencia de la spankee al lugar que ella prefiera. Ofrezco seriedad y discreción. Evidentemente la idea es que prime la sensatez por lo que primero charlaríamos tranquilamente tomando un café en algún lugar público para ver si hay buena complicidad para una sesión. Si no fuera el caso, tan amigos. No habría ningún problema. La confianza es lo esencial.
Aquellas spankees que estén interesadas pueden escribirme a:


domingo, 14 de enero de 2018

La libreta III (La bofetada)






Viernes por la noche justo acabábamos de cenar y nos habíamos apalancado en el sofá. Todo recogido y con ganas de descansar yo por lo menos, que había tenido una semana complicada. Estuvimos un ratito charlando y haciendo zaping, tampoco daban nada que valiese la pena y entonces ella me propuso

-Vemos una peli?
-Como quieras, pero no se cuanto aguantaré
-Ya tienes sueño?
-Estoy cansado
-Y yo pero voy a poner alguna.

Cogió el portatil y entró a una de esas páginas de cine online, estuvo un rato mirando y me dijo.

-Que te parece esta? hace buena pinta.
-Ya te he dicho que como quieras.
-Vale, pues la pongo

Conectó el portátil a la tele y puso la peli. La empecé a ver haciendo un esfuerzo, pero me pesaban los párpados y en algún momento medio perdí el conocimiento, pero me despertó de repente una mano fría que se colaba por dentro de mi pijama...

-Se puede saber que haces?
-Tu que crees?

Ya me había cogido la polla con la mano y empezaba a juguetear con ella, entonces se la quité

-A que dia estamos?
-Que pregunta es esa ahora?
-No te hagas la tonta que lo sabes muy bien, estamos a Viernes y el castigo no vence hasta mañana por la tarde....
-Joooo si me he portado muy bien durante la semana
-Y? solo faltaría no crees? ademas has estado muchos ratos sola, así que no termino de fiarme.

Le dio una risa nerviosa o más bien provocadora.

-De verdad que no he hecho nada.
-Pues ya está si has estado una semana sin orgasmos, no vendrá de un día.
-Valeeee, pero a ti no te iría mal relajar y destensar un poco, y eso no sería saltarme el castigo.
-Jajajajaj tu te crees que me chupo el dedo? me vas a poner a mil y luego pretenderás que corte el rollo.
-Pues nada a la cama aguafiestas de los cojones.

Esa contestación buscaba reacción y vamos en cualquier otro momento se va a la cama con el culo caliente, pero eso se que significa salirse con la suya y ni hablar.

-Pues voy tirando

Le dije con frialdad.

Me fui al baño ella se quedó recogiendo el portátil y los cables, nos cruzamos cuando salia yo del baño y entraba ella con me miró toda digna, yo me metí en la cama, al rato llegó ella y se metió también sin decirme nada dandome la espalda, como una niña enfurruñada, le puse la mano por encima de la cintura, pero me la quitó.

-Nada de contacto que estoy castigada.
-Puffff porque tengo muuuuuchoo sueño. Buenas noches
-Que descanses
-Y las manos a la  vista.

Me contestó con algo que no entendí y yo fue cerrar los ojos y quedarme frito. Estaba en pleno sueño relajante cuando sentí un golpe seco en la cara, que sonó plafffff, abrí los ojos desconcertado era de día ya y allí estaba ella mirándome aun sentada en la cama, me lleve la mano a la cara y un calor subia por toda la piel, me había despertado de una bofetada? Por un momento pensé que no, pero cuando lo vi levantarse muriéndose de la risa, me di cuenta que si, que lo había hecho, me levanté y ella echó a correr.

-Veras cuando te coja....

Medio adormilado, me cogió ventaja pero claro, un piso es un piso y cuando llego a la cocina ya no tenia escapatoria, me fui directo para ella que se parapetaba contra la fregadera, cubriéndose con las manos, pero la cogí del brazo de debajo la axila apretando bien fuerte.

-Te vas a enterar.

Y camino a la inversa sujeta del brazo al pasar por delante del bote de los cacharros de cocinar cogí la cuchara de madera, con ella en una mano y la otra tirando de su brazo atravesamos el pasillo y nos metimos de vuelta a la habitación, sin soltarla del brazo cogí el mando de la tele y la puse con cierto volumen, iba a ser ruidoso lo que venía ahora, despues me senté poniendola entre mis piernas de pie, y le bajé el pantalón del pijama de un tirón...

-Joder vas a empezar sin nada?
-Si

La puse sobre mis rodillas y empecé a azotarla con la mano, despierto ya de golpe, no se cuanto rato estuve, hasta que me picaba la mano que no podía más y su culo estaba como  un tomate maduro, pero no hice pausa, cogí la cuchara de madera y continué con ella la zurra otro largo rato sin pausa, repartiendo bien los golpes por todo el culo, ni la parte alta de los muslos, ni la cara interna de las nalgas se  librarón de la cuchara, cuando empezaba a retorcerse y saltar paré, la ayudé a levantarse, e hice lo mismo que antes pero al reves, con una mano la cogí del brazo, con la otra sujetaba la cuchara y tiré de ella por todo el pasillo, solo que ahora llevaba los pantalones en los tobillos y andaba torpemente. Al llegar a la puerta de entrada, me paré, la solté y le dije.

-Ahora vas a estar mirando la puerta de rodillas, mientras desayuno tranquilamente y pobre de ti que te muevas....

Pese a todo me pareció ver una sonrisa dibujada en su cara. Me preparé el desayuno con calma, desde la cocina la controlaba, me preparé un café, me lo tomé con calma, después me fumé un cigarrito también con calma mientras de vez en cuando la miraba de reojo, tenía el culo rojo no, lo siguiente pero no parecia muy afectada, cuando apagué el cigarrito la fui a buscar, la levanté cogiéndola del brazo y con toda la sarna del mundo me dijo

-Y yo que? no desayuno?

Mi respuesta fuerón un par de azotes que la hicieron saltar y otra vez cogida del brazo la lleve por todo el pasillo dándole azotes con la mano que intentaba esquivar torpemente, los pantalones ya se habían quedado alli en la puerta. Cuando llegamos a la habitación la solté, me crucé de brazos y le dije.

-Esa era tu manera de saltarte el castigo?

Se le escapó un pequeña carcajada..

-Boca arriba en la cama

Me obedeció y se tumbó boca arriba en la cama, al notar el contacto del culo con las sábanas lo levantó resoplando, yo me senté en la cama a su lado, le separé las piernas y le dije.

-Me querías retar pues muy bien acepto el reto, como te corras, vuelves a pillar.

Sin más llevé toda mi mano a su coño, lo agarré con fuerza suave y claro mojado muy mojado, empecé a frotarlo con toda la mano, de vez en cuando paraba y le daba cuatro o cinco azotes en el coño que la hacian jadear y volvía a frotárselo, así estuve un rato, alternando roce y azotes, hasta que estaba hinchado de la excitación y rojo muy rojo de la excitación y los azotes, entonces le metí dos dedos el índice y el corazón de golpe el pulgar me servía para rozar sus labios por dentro y el clitorís, y empecé a mover mi mano rítmicamente mientras le decía.

-Hasta que no te de permiso ni se te ocurra, a ver quien puede más

Yo sabía que podía aguantar cierto tiempo, pero que en el momento que quisiera irremesiblemente se correría, era cuestión de aumentar la velocidad y eso hice, cuando ví que ya el orgasmo era inevitable aunque parase, le dije.

-Aun no te he dado permiso

Pero seguí y se corrió diez segundos después.......Dejé que volviera a la normalidad, me levanté y mientras ella seguia mordiendose el labio de placer, vi el cinturón de mi pantalón que colgaba del respaldo de la silla, lo cogí, lo doblé y en cuanto me miró le dije.

-Date la vuelta...
-Puffff como querías que...
-Que te des la vuelta

Se la dio algo a regañadientes porque llevaba encima ya lo suyo y la perspectiva del cinturón doblado en mi mano no presagiaba  nada bueno.

-Van a ser 25, por desobedecer. Cuenta

 Una tanda de diez espaciados y mas suaves y los últimos 15 seguidos y con ganas que hicieron que apretase los gluteos con toda su fuerza. Solo al notar mi mano acariciendole el perjudicado culo hizo que los destensara. Mientras la acariciaba le dije vamos a hacer un segundo intento, recuerda que tengo el cinturón en la silla a la espera, le separé las piernas, ella arqueó la espalda, ofreciendome el coño desde atrás, seguía empapado, volví a jugar con mis dedos en el, acabaron otra vez índice y corazón dentro y esta vez el pulgar mientras masajeaba su ano, hasta que un determinado  momento usando mi saliva de lubricante, el pulgar entró en su culo, jugué con los dedos como inentando tocar con el pulgar los otros dos que estaban en su coño, jugando a hacer un masaje por distintos orificios, ella empezó a moverse y dejé los jueguecitos para meterlos y sacarlos, al compás cada vez más rápido y le dije:

-Te vas a portar bien esta vez?

Entre gemidos y jadeos me dijo:

-Siiiiii, pero no pares por favor
-Eso no es portarse muy bien
-Me da igual sigue...
-Vale sigo, atente a las consecuencias.
-Sigue...

Y seguí y se volvió a correr.

Me levanté y me desnude mientras cogía aire, desnudo con la polla en la mano le dije

-Al final te has salido con la tuya, espero que los hayas saboreado bien, porque son los únicos que vas a tener este fin de semana, mojé bien mi polla en su coño, pero sin entrar, solo para lubricarla un poco antes de meterla en su culo.

-Y como comprenderás yo no pienso estar castigado

Le follé el culo con todas mis ganas acumuladas hasta correrme. Luego caimos los dos en la cama en silencio, mientras la seguía acariciando. Ya de vuelta a este mundo, nos fuimos a la cocina, yo a por el segundo café ella a desayunar eso si de pie, mientras le daba un sorbo al café la vi sonreir.

-Se puede saber de que te ries?
-Jajajajajaa no te lo imaginas?
-Tengo una ligera idea
-Pues para que no te quede duda, me rio porque me he salido con la mia, no me puedo sentar, pero vaya dos orgasmos y este calorcito y escozor en el culo, me va a hacer y cachonda todo el fin de semana...
-Bueno pero de ahí no va a pasar, ya los sabes no?
-Ya veremos
-Me retas?
-Yo?.....cuando me has visto retarte

Volvio a sonreir y sujetando la taza con las dos manos le dio un trago al café con leche.

Continuará.





"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...>